En un país tan diverso y extenso como España, es fácil dejarse llevar por el encanto de ciudades bulliciosas como Madrid o Barcelona, o incluso por los destinos costeros que se roban el protagonismo cada verano. Sin embargo, más allá del ruido y la fiesta, existen pequeñas joyas donde el tiempo parece haberse detenido, y la población es tan escasa que cada habitante cuenta. ¿Te animas a conocer los pueblos menos habitados de España? ¡Vamos allá!

  1. Illán de Vacas (Toledo): Empezamos con el campeón de la exclusividad, Illán de Vacas, reconocido por ser el pueblo con menos habitantes de toda España. Situado en la provincia de Toledo, este lugar cuenta con una población que se puede contar con los dedos de una mano. Aquí, la tranquilidad es tal que cada paso resuena en las paredes de sus pocas edificaciones.
  2. Villarroya (La Rioja): En La Rioja, conocida por sus vinos, encontramos Villarroya, otro de los pueblos con muy pocos vecinos. Este pequeño pueblo cierra sus votaciones en elecciones generales en apenas unos minutos, ¡un récord difícil de batir!
  3. Ribadelago Viejo (Zamora): Este lugar tiene una historia trágica, marcada por la ruptura de la presa de Vega de Tera en 1959 que arrasó el pueblo. Hoy, Ribadelago Viejo es un recordatorio sombrío y sereno de su pasado, con muy pocos habitantes permanentes.
  4. La Estrella (Teruel): Teruel existe y en su existencia, nos ofrece lugares como La Estrella, un pueblo que parece sacado de un cuento de hadas por su belleza y tranquilidad, pero con una población que apenas supera la docena de personas.
  5. Farrera (Lérida): En los Pirineos de Cataluña, Farrera ofrece paisajes de ensueño y una tranquilidad inigualable. Sus pocos habitantes disfrutan de la belleza del paisaje y la serenidad que solo la naturaleza puede ofrecer.

Estos pueblos, a pesar de su baja población, son cápsulas del tiempo que ofrecen una experiencia única lejos del turismo masivo. Son perfectos para aquellos que buscan un contacto más auténtico con la naturaleza y la historia, o simplemente un lugar para desconectar completamente del ritmo frenético de la vida moderna.

Para quienes deseen explorar estos lugares o saber más sobre otros similares en España, sitios como Pueblosespanoles.com y Turismo Rural ofrecen información valiosa y detallada.

Visitar estos pueblos no solo es una aventura hacia lo desconocido, sino también una forma de contribuir al turismo rural que tanto puede ayudar a economías pequeñas y a conservar el patrimonio cultural y natural de estas áreas. Así que, si buscas una experiencia diferente en tu próximo viaje, ¿por qué no te das una vuelta por los rincones más tranquilos y menos poblados de España? ¡Seguro que serán inolvidables!

Raquel

Soy redactora de contenidos, enamorado de los pueblos, el café, el networking, la tecnología y las Startups.